Notas > MODA > MODA - Maureene Dinar
2629-437-banner.jpg
Una diseñadora de vanguardia, ahora para chicos. Nació en Egipto y vivió hasta los 11 años en distintos países de Europa. Llegó a la Argentina siendo una niña que ya sabía que quería dedicarse a la moda. Con los años consiguió fama y prestigio en el país y el mundo. Luego de la llegada de su hija menor y consagrada ya como una de las mejores diseñadoras de alta costura, decidió lanzarse con sello propio a la moda para niñas. Hoy presenta “Little Mo”, la única marca de diseño para chicas desde los dos y hasta los DOCE años. Una charla con una mujer que siempre sorprende.
 
2629-719-extra1.jpg
2629-808-extra2.jpg
Maureene Dinar es una de las figuras más destacadas de la moda en Argentina. Acaba de abrir un nuevo showroom en el corazón de Martínez, donde se exhiben sus diseños en un espacio luminoso y amplio. Ella, inconfundible, recibe a Clubs & Countries en el jardín de su local. Entusiasmada y con el ímpetu de siempre cuenta de qué se trata Little Mo, el nuevo emprendimiento que rompe con todo lo que hizo hasta el momento.

Little Mo es un nuevo proyecto de ropa para chicos. ¿Por qué?
En realidad siempre me gustó hacer de todo, desde muebles, lámparas, ropa para hombres. Pero el incentivo en este caso fue el nacimiento de mi hija Carolina. La llegada de una niña después de cuatro varones, que ya son grandes, fue muy fuerte, porque yo ya había pensado que era suficiente y de repente llegó una bebe divina que además fue una nena; una experiencia totalmente nueva para mí. Fue tanta la emoción, tan grande el proceso de su llegada, que por supuesto tuve ganas de vestirla como a mí me gusta. Recorrí muchísimos lugares divertidos acá y en el exterior para ir comprándole cositas hasta que decidí hacerle yo misma algunas prendas: primero un pijamita, después un vestidito y ahí pensé ¿por qué no hacer ropa de chicos? De a poco comencé a tomar ritmo y la gente que fue viendo lo que hacía comenzó a alentarme y hasta a hacerme pedidos. Empecé con prototipos y decidí patentar la marca. Hoy Little Mo está pensado para nenas de 2 a 12 años, así que decidí darle espacio en el nuevo showroom de Martínez. A pesar de haber muchas casas con ropa para chicos, esta es la primera con diseño de moda enfocada a esa edad.

¿Te sorprendió encontrarte con que no había diseñadores que hicieran esto?
Creo que encontré una veta que no se había explorado todavía y que fue una serie de coincidencias las que me trajeron hasta acá. Todo ocurre por algo y la verdad que estoy mucho más entusiasmada de lo que pensé, es algo fascinante. A modo de confesión tengo que decir que tuve una rebelión interna, porque en algún punto estaba un poco cansada de los desfiles, las presentaciones, los viajes y las obligaciones que conlleva tener una marca de alta costura. Pero ahora con la llegada de mi hija todo volvió a cambiar y esta nueva etapa me devolvió el buen humor. Es fascinante y muy personalizado, pero sin la carga que tiene toda la otra faceta de mi trabajo. Lo divertido es que ahora las mismas mamás que venían a comprarse su ropa, ahora quieren ropa para sus hijas.

¿Cómo fue el cambio de diseñar para adultos a hacerlo para chicos?
La verdad es que hoy fluyo mucho más con los chicos que con los grandes. Siento que estoy más inspirada, me da mucha alegría, muy buen humor. Entonces al estar tan feliz siento que puedo transmitir eso: pasar mi buen humor a los demás. Además, tengo una historia que me respalda y en este caso pienso que las nenas siempre estuvieron esperando tener su lugar, así que ahora el foco está puesto en ellas. No me parece que haya menos exigencias, a mí me gusta pensar que brindo un servicio en un sentido amplio: se trata de ayudar a vestir bien a una niña, en no hacer trampa al vender y ser transparente.

¿Y cómo es la devolución por parte del público?
¡Maravillosa! Las nenas se enloquecen, opinan, dicen las cosas que quieren y que les gustan. Llenan el lugar de una alegría única. Es divino ver lo cancheras que son. El otro día vino una chiquita que estaba vestida de un modo que no se podía creer: con sus borcegos, una remera pinzada, un remerón encima ¡y tenía once años! ¿Te das cuenta? Esa es mi alegría, ver a una generación nueva. Esta nueva colección tiene que ver con las nenas rockeras pero finas, nada punk ni desalineado. Chicas cancheras pero bien vestidas y bien perfumadas. Y como muchas mamás son muy jóvenes, ellas también están en esta onda, entonces verlas que pueden compartir estas cosas juntas es algo muy lindo.

¿Cómo fue tu infancia?
Muy linda, nací en Egipto y mis primeros años fueron en Alejandría, a unas pocas cuadras del mar; como mi papá trabajaba para el gobierno de entonces y ya había muchos problemas políticos, nos fuimos del país, pasando por varios lugares de Europa hasta llegar a la Argentina gracias a un tío que vivía acá. Tenía en ese entonces 11 años. Tengo muy lindos recuerdos de esos viajes y ya desde muy chica supe que mi vocación pasaba por la moda. Me gustaba mucho jugar con ropa, disfrazarme, hacer ese tipo de cosas. Siempre me sentí distinta, me gustaba estar conmigo misma, tenía muchas ideas y generaba cosas: me gustaba bordar, coser, mi mamá me enseñó bastante y mi abuelo también, porque él tenía una sastrería. Crecí cerca del mar, recuerdo muy bien los olores de las flores, las imágenes que me acompañaron nunca se han ido. Y siempre voy a recordar a mi padre como mi principal mentor. Él fue quien más me apoyó cuando decidí dedicarme en exclusivo a la moda; me impulsó a estudiar, a formarme y a ir por nuevos desafíos. Era muy exigente y su enseñanza fue de mucha utilidad a lo largo de mi vida.

¿Pensás que le podés trasladar estas cosas a tu hija?
Mi hija todavía es muy chiquita, aún no cumplió los tres años, pero creo que le estoy trasladando algunas de las cosas de mi infancia. Espero lograrlo y que ella lo pueda captar. Yo a mis hijos les doy mucha libertad, a pesar de querer ayudarlos en todo, mi idea es que ellos puedan elegir por su cuenta.

¿Cómo es tu metodología de trabajo para esta nueva etapa?
La verdad que es casi la misma. Quizás ahora traslado cosas mías al mundo de los chicos y siento que nunca crecí. A la hora de diseñar yo siempre busco mi niño interior y, aunque es medio raro decirlo, me siento muy niña cuando voy a buscar mis creaciones. Me conecto con mis recuerdos, con mi infancia, con la playa, con las cosas que viví. Además estas cosas en algún punto te hacen sentir más joven.

¿Y cómo seguís con el resto de tus colecciones?
Maureene Dinar sigue como siempre, estoy trabajando todos los días en eso y con Little Mo también. Ahora vamos a hacer varias presentaciones de las nuevas colecciones con las dos marcas y en lugares distintos.

¿Sentís que estás abriendo caminos?
Creo que sí, siento que tengo un espíritu revolucionario. Siempre fui tranquila, pero revolucionaria en cuanto a la moda y a lo que son las nuevas tendencias. Pienso que mucha gente se sorprendió con esto y no me extrañaría que en poco tiempo otros diseñadores salgan con propuestas similares.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | ESPECIAL DIA DE LA MADRE | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | TEMA DEL MES | DECO | INTERÉS GENERAL | SERVICIOS | BUSQUEDA
150-261-drean_next_latereal_200x600.jpg